Belogradchik y sus secretos

Es un verdadero placer escurrirse entre los huecos de las rocas de Belogradchik y acceder a los lugares más escarpados. Colgarse de sus abismos y sentir la inspiración posarse en las pestañas. Ser ave por un instante y dejarse volar entre los colores otoñales que conforman el delicioso paisaje.

Sabíamos que quedaba lejos de Varna, así que aprovechamos el comienzo de nuestro viaje en coche por Serbia para detenernos en Belogradchik, que se encuentra en la frontera serbio-búlgara. No teníamos muchas expectativas ni sabíamos qué nos encontraríamos al llegar allí. Dejamos que el factor sorpresa hiciera de las suyas. Unos amigos búlgaros nos habían animado a ir, alegando su similitud con la anteriormente visitada Meteora, en Grecia. Esto nos hizo, sin lugar a dudas, decantarnos por una paradita en este bello pueblo del Noroeste de Bulgaria.

LAS ROCAS DE BELOGRADCHIK

Las rocas de Belogradchik y su fortaleza se hallan a 1,5 km de la ciudad y son su principal atracción turística.

Nos quedamos anonadados ante la formidable silueta del entramado de gradientes y texturas que ofrecen sus peñas. La poca vigilancia del lugar permite merodear y escalar por donde se desee, siendo parte activa de la aventura y no un mero turista pasivo, como sucede en muchos otros lugares.

B1

B2

B3

CUEVA DE MAGURA

La cueva de Magura, si es posible, ¡nos impactó aún más que las rocas! Esperábamos una pequeña covacha con algunas pinturas rupestres y nos topamos con un espectáculo de sal y agua. Estalactitas, estalagmitas y columnas de miles de variopintas formas nos acompañaron en nuestro recorrido de casi dos horas por el templo de Magura. Si tenéis la ocasión, no dudéis en adentraros en una de las cuevas más grandes y bellas de Europa.

B4

B5

DÓNDE DORMIR

Nosotros nos alojamos en el Guesthouse Geto, a la salida del pueblo, y estuvimos encantados. Nos alojamos 5 amigos en un apartamento muy agradable con cocina. La propietaria era una mujer muy simpática y acogedora que nos indicó cómo llegar a las rocas (a quince minutos a pie) y a la cueva de Magura tomando el coche. Además, el precio fue muy asequible (alrededor de 7 euros por persona).

DÓNDE COMER

Decidimos probar suerte en alguno de los restaurantes búlgaros del centro de Belogradchik, así como en el popular Mislen Kamak. La relación calidad/precio es buena en todos ellos. ¡Recomendamos especialmente la crema de champiñones!

CONSEJOS PRÁCTICOS:

  •  Intentad visitar Belogradchik cuando empiece la primavera o antes de que el otoño llegue a su fin. Está especialmente hermoso cuando los prados se visten de verde y los árboles comienzan a florecer.
  •  Es un punto a favor visitar este pueblo en coche. Facilita la llegada a la cueva de Magura y permite llegar desde otros puntos de Bulgaria sin cansarse en interminables jornadas de autobús o tren.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s