Naturaleza, vida e inspiración en Djerdap

Decidimos emprender la aventura de conocer Serbia. Preparamos un viaje de siete días comenzando desde Varna, al este de Bulgaria, hasta terminar en Mokra Gora, en la parte oeste de Serbia. Nuestro plan fue alquilar un coche durante doce días y visitar Serbia, Kosovo y Macedonia.

Alquilamos un coche (compañía Rent a Car en Varna) junto a 3 amigos más, repartiéndonos el gasto de alquiler, la Carta Verde (necesaria para cruzar la frontera de una serie de países) y la gasolina.

Comenzamos nuestro viaje en Varna. Tras 5 horas de conducción llegamos a Belogradchik, lo visitamos en un día y nos dispusimos a cruzar la frontera. En la frontera estuvimos más de media hora mientras esperábamos a que revisaran nuestra documentación. El policía abrió el maletero y de tanta mochila y desorden no quiso ni echar un vistazo (nunca viajando en coche nos habían registrado las mochilas entre países).

Nada más cruzar la frontera todo cambió. Imaginábamos que Serbia sería estéticamente muy similar a Bulgaria, pero nos equivocábamos. Las enormes casonas serbias dejaban atrás a las viviendas medio derruidas de Bulgaria.

Disfrutamos lo que el sol nos permitió en aquel día de salvaje lluvia. Estábamos en pleno parque de Djerdap, a un lado montaña y bosque y, al otro, el Danubio.

P1010471

Nos impresionó muchísimo la belleza del paisaje, la majestuosidad del torrente rodeando nuestros pasos, la vida silvestre acariciando la escasa civilización.

Si algo alegra más que el encanto de los lugares visitados, son las experiencias que acontecen en el camino. Nunca olvidaremos nuestra ruta de horas en medio de la nada, avanzando entre el fango y bajo la lluvia, y el rescate de una pareja serbia que nos montó a los cinco amigos en su viejo coche atestado de botellas de Whisky. Fue muy divertido el viaje de vuelta hasta nuestro coche, chapurreando búlgaro para comprender la lengua serbia, pues comparten algunas palabras clave. No puedo dejar de mencionar que, antes de tomar la foto, el hombre se puso muy nervioso a limpiar sus botas para que no se vieran sucias en la imagen 🙂

19

DÓNDE ALOJARSE

Nosotros alquilamos un apartamento, por 6 euros cada uno, consistente en dos habitaciones con buenas camas y baño.

El lugar era una casa adaptada a la visita de huéspedes cerca del Hotel Djerdap Kladovo. En la planta baja dormían los propietarios, una encantadora pareja con la que solo nos pudimos comunicar con nuestro básico Búlgaro y su escaso inglés. Dormían en su pequeño salón con una cama y varios sillones. En la misma planta se encontraba la cocina, repleta de comida y de un montón de objetos.

P1010463

El lugar es muy recomendable por las vistas al Danubio, en un paraje natural y extraordinario. Era un lugar para pasar más de una noche, sin duda. Además, tuvimos la suerte de introducirnos en la gastronomía serbia. ¡Decenas de platos abundantes y deliciosos por solo 5 euros!

La única pega que recordamos fue la dificultad para encontrarlo. Está ubicado en una zona difícil de acceder y es casi imprescindible tener un GPS o un móvil con Internet para localizarlo. Nosotros tuvimos la fortuna de encontrar, en medio de la carretera principal, un conductor que nos hizo el favor de llamar al propietario  y nos indicó el camino hasta el apartamento.

A la mañana siguiente, nos pusimos en pie y comenzamos nuestro recorrido por el inmenso parque.

IMG_8084

Con el coche fuimos parándonos en cada lugar donde la señalización (escasa) indicaba monumento, ruta o simplemente nos sentábamos a admirar el Danubio. En una de estas paradas pudimos ver al otro lado del río, la Cara del Danubio, observándonos con su sabiduría sobria y eterna.

P1010478

Por el camino nos entretuvimos visitando varios puentes, alguna fortaleza, pueblecitos, etc. Este hermoso lugar fronterizo con Rumanía es denominado la Puerta de Hierro.

Visitamos la fortaleza de Golubac. Hermosa e imponente, se ubica al otro lado de las rutas a pie, encima de un puente de la carretera que llega hasta Belgrado.

COMIDA

El propietario del apartamento antes mencionado, al llegar de noche, nos ofreció cena por el precio de 5 euros. Intentamos regatear el precio, pero estábamos hambrientos y cedimos. Lo que nos empezó pareciendo caro, al final se convirtió en un precio más que razonable.

La sorpresa fue la cantidad de comida que nos sirvieron, carne de varios tipos, típicos platos serbios, varias sopas, comida vegetariana, diferentes quesos, vino, rakia, pan casero, postres… Una de las mejores comidas que recordamos en nuestras andaduras por el globo.

Djerdap es el parque nacional por excelencia de Serbia, grande y con millones de rincones por explorar. Vale la pena, si se visita Serbia, dedicar un par de días a recorrerlo y visitar los pueblos contiguos.

17

Hay mucho por ver y por explicar. Decidimos hacer un pequeño resumen de lo que fue nuestra experiencia, ya que este lugar es enorme y con multitud de actividades al aire libre.

IMG_8074

Particularmente nosotros quedamos enamorados del Danubio. Es un río enorme, que transmite y enseña. Nosotros os aconsejamos visitar el parque con la idea de realizar una ruta y estar en contacto con el río; creeemos que es más que suficiente para disfrutar de una bonita estancia en Djerdap, pero ya sabeis, eso a ¡gusto del visitante!.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s