Mokra Gora y el fin de la primavera

En sus montañas nevadas el frío invernal vuelve a encontrar una excusa para calar nuestros corazones. Bella y salvaje, afable y furiosa al mismo tiempo. Así se nos reveló Mokra Gora los primeros días de marzo.

Cuando anunciamos nuestro inminente viaje a Serbia, unos amigos nos recomendaron visitar Mokra Gora, en el suroeste del país. Tras las visitas de rigor a Djerdap, Belgrado y Novi Sad, nos dejamos seducir por esta sugerencia y nos dirigimos allí con el coche de alquiler. En general, las carreteras serbias son más amables que las de Bulgaria, pero en esta ocasión nos vimos obligados a tomar una peligrosa ruta de montaña, que nos condujo, a golpe de piedras, charcos y curvas, a la ciudad de Užice. Decidimos descansar en esta ciudad, ya que un joven couchsurfer nos ofreció su casa para dormir aquella noche. Recordamos la lluvia encrespando los ánimos y la oscuridad haciendo de las suyas en los ojos cansados. Por eso, recomendamos no caer en nuestro error y conducir durante el día en estos trayectos tan peliagudos.

Užice nos sorprendió. Linda y pequeña, reposa cerca del Parque Nacional de Tara (¡no dejéis de ir si tenéis tiempo! Nosotros tan solo pudimos asomarnos unas horas). Recogida en un valle, se halla algo ensombrecida por la perpetua nube de contaminación que la acecha.

U2

U1

Después de pasar una agradable mañana con nuestro huésped serbio, nos dirigimos al fin a Mokra Gora. Paraíso de aguas termales, bosques de coníferas y especies silvestres.  Disfrutamos como niños, rebozados en la blancura de sus laderas y caminando sin reloj por sus senderos. Circula por allí el Sargan Eight, obra maestra de las vías ferroviarias estrechas del mundo. Sin embargo, nosotros no tuvimos oportunidad de dar un paseo en este tren especial, porque solo funciona unos pocos meses al año.

M3

M6

La mágica aldea de Drvengrad se oculta en la serranía. Sus casitas de ensueño y su perdida ubicación hacen que parezca salida de un cuento de hadas.  Y lo es, casi. Fue especialmente creada por el famoso director de cine Emir Kusturica.

M2

M1

A la salida del pueblo, tras pasar una noche en un apartamento en Zlativor, decidimos acercarnos a las cascadas de Gostilje. No son despampanantes, pero merece la pena la visita. El entorno transmite mucha paz y da pie a las reflexiones más profundas sobre el curso de los ríos y de las existencias.

G1

También descubrimos la caverna de Stopic. Pequeña y deliciosa, como un bombón de chocolate.  Stopic destaca por sus gours, cubículos que se originan en las piedras debido a la acumulación de agua y que se desbordan formando bellas cascadas. La entrada no fue cara (alrededor de 300 dinares serbios, o sea menos de 3 euros por persona) y, además, el hombre que las vende estuvo dispuesto a negociar con nosotros cuando, en ausencia de dinares, le entregamos un puñado de euros y levas.

Por último, destacamos el formidable Museo al aire libre “Staro Selo” (Aldea Antigua), en Sirogojno. Fue una verdadera aventura perderse entre sus casitas de madera y sus verdes praderas.

S1

S2
S3

Con este maravilloso viaje, pusimos la guinda al pastel serbio. Para nosotros, Serbia es un país repleto de naturaleza silvestre y hermosa, gentes acogedoras y dispuestas siempre a ayudar (a pesar de haber vivido una guerra hace poco tiempo), una gastronomía abundante y riquísima y una historia apasionante.

DÓNDE COMER

El restaurante Šarganska Osmica, en frente de las vías del ferrocarril en Mokra Gora, es un lugar agradable y económico. Las vistas son impresionantes, el trato bueno y la comida deliciosa. ¡Recomendable probar el famoso goulash!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s