Sorpresas en Skopje

Ciudad diferente, extraña y única. Así es la capital de Macedonia. Cientos de historias y secretos, deliciosa gastronomía y su acogedora gente conforman una de las urbes más antiguas de toda Europa.

Después de un largo día en Kosovo y un par de horas de conducción llegamos a Skopje. Llegamos de noche con una tremenda tromba de agua, sin internet, sin el número de nuestro anfitrión y sin dinero macedonio.

Encontramos la dirección que teníamos escrita en un papel, aporreamos la puerta y nadie nos contestó; así que decidimos actuar. Entramos en un restaurante y preguntamos si tenían Wifi para poder conectarnos y contactar con el dueño del apartamento. Y ¡sorpresa!, no solo nos invitaron a pasar al restaurante sino que sin pedirles nada, llamaron al dueño y nos solucionaron todos los problemas.

Dormimos en nuestro cómodo apartamento que nos costó 25 euros, 5 euros cada uno. Esa misma noche chequeamos los Free Tours, y encontramos uno que empezaba a las 10 de la mañana. Sin duda fue uno de los mejores Free Tours que hemos hecho.  El guía nos mostró toda Skopje, en una excursión de 4 horas. Comenzamos por el museo de María Teresa de Calcuta, ¡sí! Nació en ¡Macedonia! Continuamos paseando por el centro y nos topamos con la enorme estatua de Alexander el grande, una bestialidad, con un coste de unos 7 millones de euros.

Nuestro guía, muy crítico y sarcástico, nos dio una lección de humildad. Nos explicó que el actual gobernador de Skopje había modificado la ciudad en tan solo 7 años, como si de un niño se tratara. Monumentos, puentes y demás construcciones aglutinados en cualquier rincón de la ciudad. Un derroche de dinero, llenar una ciudad de estatuas sin ningún sentido, algo sorprendente y diferente para nosotros y vergonzoso para los vecinos de Skopje.

Cruzamos uno de los puentes observando la zona de los museos, unos edificios realmente bellos inspirados en la antigua Grecia. Paseamos unos minutos más y llegamos al Bazar; callejones, tiendas de bisutería y muchos artilugios a buen precio. Nos recordó vagamente al bazar que visitamos en Kosovo, además el lugar alberga varios restaurantes con comida deliciosa a muy buen precio.

Antes de llegar a la colina donde se encuentra la Fortaleza (desde ella se puede observar toda Skopje) visitamos una par de mezquitas, como la Mustafa Paisha y el Museo de Arte acompañados de nuestro simpático y parlanchín guía.

IMG_8356

Una de las cosas más chocantes de Skopje es su cruz en la cima de la montaña que cobija la ciudad. Este armatoste es visible desde múltiples puntos (iluminado por la noche). Nuestro guía nos recomendó no ir a sus faldas, porque solo nos aguardaba una imponente estructura de hierro, y no valía la pena perder medio día en visitarla.

Fue una mañana hermosa, mucha historia, muchas risas y una buenísima impresión de la ciudad. A la tarde después de tomarnos unos rakias con nuestro guía, comimos en el mismo restaurante que él nos recomendó, situado cerca del Bazar. Os recomendamos el kebache y las alubias cocinadas en un recipiente de barro, ¡delicioso!

Más tarde visitamos el Museo Arqueológico de Skojpe. Al ser “estudiantes” nos costó alrededor de 3 euros. Nosotros no somos muy fans de los museos arqueológicos, aun así, fue entretenido y didáctico.

A la noche volvimos a cenar en la zona del Bazar y disfrutamos de unas cervezas en algún pub del centro, cerca de los puentes (allí se encuentra una de las zonas de fiesta).

A la mañana siguiente condujimos a unos 20 minutos de Skopje hasta llegar a su hermoso lago, el Cañon Matka. Este  lugar fue lo mejor de nuestro viaje a la capital macedonia. Hermoso paraje natural, con un largo lago resguardado a ambos lado por enormes montañas. Estuvimos “perdidos” por sus caminos durante más de tres horas.

Se trata de una ruta hermosa, en todo momento la compañía del lago a la izquierda y a la derecha rocas. Durante la caminata podréis encontrar algún rincón donde descansar o haceros alguna foto.

Mezclados entre su naturaleza en pleno mes de Marzo, donde la soledad nos acogió al estar en época de pocas visitas. La calma, el silencio, sus aguas verdes…nos hizo transportarnos lejos, a un lugar donde lo más primario, naturaleza y hombre se volvían a encontrar.

P1010875

Nos sorprendió Skopje, llegamos sin apenas información, sin ningún “spoiler” y nos fuimos llenos de vivencias y sorprendidos del lugar donde acabábamos de estar. Realmente Skopje es una ciudad que no te deja indiferente, para nosotros es de momento la capital más loca y original en la que hemos estado. Sin duda es visita obligada si decidís visitar los Balcanes.

IMG_8390

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s