¿Y qué se puede hacer en Phnom Penh?

Mucha gente nos decía que Phnom Penh es una ciudad de paso, que no merecía la pena ni dedicarle unas horas. Pero nosotros decidimos darle una oportunidad y nos quedamos casi tres días en la revoltosa capital de Camboya. ¡Y vaya si hicimos bien! Llegamos sin ninguna expectativa y quedamos encantados. Eso sí, no hay que buscar lugares despampanantes o demasiado turísticos, sino fluir entre la gente y dejarse sorprender.

1

¡Cuántas sonrisas nos regalan los camboyanos a nuestro paso! Miran divertidos nuestros ademanes de desconcierto. El tráfico frenético, el polvo en nuestros pies, unos hombres que planchan en la calle, otros que preparan zumo de caña de azúcar, unas mujeres que venden carne casi comida por las moscas. Vamos y venimos sin un rumbo fijo, tratando de ser sombras que ven sin ser vistas, pero rápidamente nos echan el ojo y estampan una sonrisa sincera en nuestras pupilas pasmadas.

2

Si tú también piensas dar una oportunidad a esta interesante ciudad, he aquí nuestras recomendaciones para, después de pasear sin destino, te empapes de lo mejor de Phnom Penh:

  • Visitar el Gran Palacio

Construido 3 años después de que Camboya pasara a formar parte del protectorado de Francia y, por tanto, a pertenecer a la Indochina francesa, es un edificio muy emblemático de la capital, aunque no a la altura del Gran Palacio de Bangkok.

En frente del Palacio hay un parque muy bonito que rebosa de vida a cualquier hora del día. Gente de todas las edades se da cita en el césped y se entretiene tomando helado o cerveza, jugando o simplemente observando a la multitud. Un sitio para fundirse con los locales.

5-2

5

  • Visita al museo Tuol Sleng, S-21

Un museo muy duro pero muy interesante, ya que supone una visita muy didáctica y de perspectiva neutra. Imprescindible para ser consciente de las atrocidades cometidas por los Jemeres Rojos contra la población camboyana durante 1975 a 1979. Re-ruralización masiva de los ciudadanos (las ciudades quedaron vacías y se envió a la gente a trabajar el arroz al campo), matrimonios forzados,  hambrunas y múltiples enfermedades sucedieron durante la dictadura de Pol Pot,a pesar de haber sido su gobierno deseado por la población en un primer momento. En el Museo del Genocidio, antigua escuela utilizada como prisión, se explican las principales torturas realizadas por los Jemeres Rojos y se recorren, con un estremecimiento del principio hasta el final, las cárceles en las que los presos acababan sucumbiendo. Además, al final de la visita es posible entablar conversación con uno de los supervivientes de la S-21.

Un lugar importante para la reflexión. ¿Por qué se conoce tan poco en Occidente de un periodo político que terminó con la vida de más de dos millones de personas, alrededor del 25% de la población camboyana y, en cambio, conflictos menores sucedidos en Europa han tenido tanta repercusión en los medios? Y, lo más importante, ¿por qué analizamos la historia con tanto respeto y lástima y parecemos no aprender nada de ella? La situación que están viviendo los refugiados es denigrante para Europa y, sin embargo, no le están dando solución. Es posible que en unos años un museo conmemore el sufrimiento de sus víctimas y la gente llore estas pérdidas, pero cuando suceden a tiempo real no se hace todo lo que está en nuestras manos para evitarlo.

9

10

Si queréis completar la visita, acudid a los campos de exterminio, Killing Fields, tomando un tuk-tuk a la salida del museo. En nuestro caso, decidimos que con el museo era suficiente.

  • Cenar en el mercado nocturno

Una de las actividades más bonitas que hemos hecho en Camboya. Una pequeña plaza con alfombras en el suelo, rodeada de múltiples puestos de comida y tras la cual se erige un escenario en el que suele haber conciertos de música pop, conforma el Night Market. La experiencia de sentarse en el suelo a comer un plato típico, con decenas de camboyanos parlanchines, es una experiencia única e inolvidable. Lugar obligatorio para vivir como una camboyano más. Precios muy asequibles. Noodles desde 1 dólar.

8

  • El Mercado Central de Phnom Penh

Edificio construido en 1937 en el que es posible encontrar comida local barata y muy buena.

  • Pasear por la avenida Preah Sisowath

y disfrutar de un agradable paseo frente al Río Tonle Sap, especialmente a la hora del atardecer.

7

CONSEJOS PRÁCTICOS:

DÓNDE DORMIR:

-Nosotros nos alojamos en el hostal Capitol 3 por 6 dólares la noche. El lugar es cutre pero barato y bien ubicado.

-Nos enamoró un restaurante vegetariano llamado Maitreya Healty Vegetable, en la avenida principal Monivong Blvd. (cerca de la embajada de Vietnam). Su especialidad es  la carne vegana, hecha a partir de proteínas de soja o de alubias. ¡Exquisito y barato!

11

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s