Fez, el laberinto imperial

Nuestro siguiente destino tras el sueño azul, fue la ciudad de Fez, capital del Islam en Marruecos y una de las cuatro ciudades imperiales del país, junto con Rabat, Meknes y Marrakech. Una ciudad enorme y majestuosa.

En Fez, tuvimos la inmensa suerte de ser hospedados por nuestro couchsurfer Medhi, un joven de 25 años divertido, con un perfecto castellano y un corazón enorme. Medhi y sus amigos nos acompañaron a descubrir las calles serpenteantes de la que es la medina más grande del mundo. Nos mostraron lugares maravillosos, como la puerta Bad Bou Jeloud (la puerta azul), la curtiduría de Chowara, donde miles de colores y un invasivo olor a piel inundaron nuestros sentidos (¡suerte que me ofrecieron menta para ponerme en la nariz!) o la mezquita de Al Karouine, joya arquitectónica construida en 859. Eso sí, en Marruecos solamente los musulmanes pueden entrar en las mezquitas, así que tuvimos que conformarnos con husmear desde la puerta.

IMG-20170719-WA0023

IMG-20170720-WA0025

La laberíntica medina nos resultó muy bella, aunque no fue solo por eso que Fez supuso un antes y un después en nuestro viaje a Marruecos, sino gracias a los momentos de amistad que nos regalaron nuestros compañeros marroquíes. Largas tarde con té a la menta en la cafetería del barrio, donde pudimos conocer y conversar con muchos simpáticos locales; noches de cocina y recetas deliciosas; carcajadas frente a las vistas de toda la ciudad, acompañados por las ruinas romanas.

IMG-20170719-WA0031

Medhi y sus amigos (Zaki, Redone, Yousseff…) son más que un grupo de jóvenes alegres y generosos: se me antojaron una generación de intelectuales que querían luchar por lograr un mundo mejor. Todos ellos poetas y filósofos, se entretenían recitándonos versos de Unamuno o de Garcilaso de la Vega y viendo nuestras caras de pasmo. ¡Nunca les olvidaremos! Nos dieron muchísimo durante este viaje, nos explicaron tantísimas cosas, compartimos tanto… Y me alegra saber que tengo buenos amigos en Marruecos, que abrieron su casa y su corazón para nosotros.

Al fin y al cabo, los paisajes y los monumentos pueden disiparse en la mente del viajero, pero las personas que rozan el alma, permanecen siempre en su camino.

Anuncios

2 comentarios en “Fez, el laberinto imperial

  1. Maria dijo:

    Que maravilloso encontrar en Fez la amistad, la hospitalidad y la alegría de esos jóvenes marroquíes. No solo descubriste la belleza de sus calles, si no que disfrutasteis de una compañía agradable que sin duda fueron los guías perfectos en un escenario sin igual. Las hermosas fotos lo dicen todo. Pero aun así tus palabras emulan un lugar y unas gentes que desearía conocer.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s