Marrakech, la tierra de los mil estímulos

Nuestros ojos y nuestros cerebros enloquecen con la cantidad de estímulos que tienen que procesar en la medina de Marrakech. Es la ciudad más turística de Marruecos y una de las más interesantes y caóticas. Perdidos en Marrakech, es fácil pasar del amor al odio en una misma tarde.

IMG_20170801_211954

Cientos de comerciantes exhiben en sus tiendas un sinfín de artículos para embaucar a los turistas: especias para aliñar platos y para combatir todo tipo de males (impotencia, calvicie, ansiedad…); jabones y perfumes; pinturas de hermosos paisajes marroquíes; bolsos, carteras y mochilas de cuero; pantalones, vestidos y demás coloridas prendas hippies; vasos de té de frágil cristal y teteras de acero; llaveros, imanes, tamborcillos y más souvenires; cajas y objetos de decoración de madera, espejos, pulseras y demás bisutería; libros, libretas y Coranes; frutas, pescados fritos amontonados y trozos de vaca y pollo sangrantes colgados de ganchos…

Además de los escaparates callejeros, hay verdaderas joyas arquitectónicas cuya visita es imprescindible. El Palacio Bahía, el Palacio Baadi, las tumbas saadíes, la madraza Ben Youssef, los Jardines de Menara o los de Majorelle (en estos últimos no entramos, ya que el precio nos pareció desorbitado para el país), son algunos ejemplos.

19

La plaza de Jeema El Fna es uno de los principales atractivos de la ciudad. Se trata de una enorme plaza irregular que cada noche se transforma en un auténtico circo medieval. Acróbatas, músicos, bailarines, mujeres que pintan con henna, se dan cita en este lugar para deleitar a los transeúntes o a los comensales de los restaurantes callejeros por unas pocas monedas. Pero Jeema El Fna es también un museo de los horrores animales. Además de burros y calesas de caballos apaleados, es posible encontrarse monos vestidos con tutú encadenados al cuello con una cara de angustia que congela el corazón o serpientes lanzadas a los cuellos de los turistas como si fueran meras cuerdas. Terrible. Sobre todo que haya personas que se diviertan haciendo fotos de tanta crueldad.

18

16

Pasamos 5 días en Marrakech y aprendimos a amarla y a repudiarla, a descansar por el día y a vivir la noche, cuando el calor arreciaba. A perdernos por sus calles laberínticas, a entablar conversaciones impensadas, a caminar y caminar, y a dejarnos sorprender por tantas visiones inesperadas.  Probamos más sabores nuevos y nuestros estómagos siguieron resistiendo; curioseamos hasta que no pudimos más y nos despedimos de un maravilloso viaje que quedará grabado en nuestras almas para siempre.

DÓNDE DORMIR

Hôtel La Paix, cerca de la plaza de Jeema El Fna. 100 MAD la habitación doble.

IMG_20170801_150605

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s