De Lima a la Ciudad de las Nubes

Lima pasa casi como un suspiro y aunque es el lugar de uno de los reencuentros más maravillosos, últimamente me cuesta disfrutar de las grandes urbes. Aun así, Yaiza y yo nos hemos sentido muy felices de haber desembarcado en el hogar de nuestras amigas.  Ella desde Colombia. Yo desde España. Abrazos en el aeropuerto de Jorge Chávez. Un taxista asustado por las calles nocturnas. Una dulce bienvenida de jugo de papaya en el mercado. Un paseo por el bohemio barrio de Barranco. Ceviche en el centro de la ciudad. Confesiones y recuerdos. La preparación ideal para un viaje de varias semanas por el corazón de Perú. ¡Gracias por tanto, Carol, Cris y Fede! 

4

 

5

Las distancias en este país nunca son las que dicen. Los tiempos casi nunca se respetan. O quizás se respeten más de lo que hacemos en Occidente, según el punto de vista con el que se mire. Volamos a Jaén y tomamos un carro rumbo a la ciudad de Chachapoyas. Nunca dejaremos de reírnos de esta palabra. A veces parece que la pronunciamos casi serias, pero basta con mirarnos a los ojos para deshacernos en carcajadas.

Por el interminable camino de tierra el taxista hace una diagnosis de gastritis que desaparece bebiendo a trago un coco del camino. Conocemos a una pareja de señores peruano-estadounidenses que rápidamente nos adopta. El camino continúa, siempre continúa. El carro levanta el polvo del sendero. Las cuatro horas prometidas parece que al final serán seis. ¡No, espera!  Nunca sabemos que pasa, pero ya han pasado ocho horas y dicen que estamos a punto de llegar. No nos creemos demasiado.

6

Pero al final conseguimos llegar. Chachapoyas. La Ciudad entre las Nubes. La quinta más antigua del Perú. Una ciudad pequeña pero hermosa, atravesada por el salvaje río Uctubamba, que en Quechua quiere decir Valle de Algodón.

Nuestros días en Chachapoyas transcurren tranquilos y ciertamente extraños. Nuestros compañeros de comidas y cenas son una pareja que nada tiene que ver con nosotros y un conservador policía peruano. No podemos parar de reír por lo peculiar de nuestras veladas. Son personas lindas, pero no nos parecemos en nada. Sospechamos que nuestra compañía les alegra. Los manjares abundan. Tamales de maíz y plátano, yuca frita, chaufa, papas a la huancaína, humitas de queso… La gastronomía peruana es deliciosa, aunque a veces tan cárnica que no nos quedan opciones para comer. Hay fuegos artificiales en la plaza. Música y bailes caporales. Apenas nos acordamos del frío.

3

El Complejo Arqueológico de Kuelap nos maravilla. Son algunas de las ruinas preincas mejor conservadas del país. Se ven preciosas envueltas de bormelias y recorridas por gallinas con peluca y solemnes llamas que posan para que admiremos su belleza. La naturaleza nos acoge y sobrecoge.

1

2

En muchas ocasiones solo podemos mirar al infinito, agradeciendo al universo la oportunidad de haber llegado hasta aquí. No sé si es la altura o mi cada vez más aguda percepción de las energías, pero siento una presión en el pecho. Dulce e intensa. Siento que la Madre Planta me llama desde la selva, nuestro siguiente destino. Me doy cuenta de que hay cosas en la vida que no eliges, sino que son ellas quienes te eligen a ti. ¿Cómo he llegado a Chachapoyas? ¿Por qué no tenemos ni idea de a dónde ir pero ya sabemos el camino?

 

DÓNDE DORMIR EN CHACHAPOYAS:

-Hostal Karajía: 50 soles la habitación doble (con regateo)

DÓNDE COMER:

-La Real Cecina. Es un buen restaurante para los amantes de la carne, pero sobre todo es de los pocos lugares en los que tienen tantas versiones de platos típicos peruanos en versión vegetariana J Precio medio: 15 soles.

A VISITAR:

-Plaza de Armas, Catedral y callejear todo lo que se pueda.

-Fortaleza de Kuelap

-Cataratas de Gocta

-Mirador Laya Urco

-Pozo de Yanayacu

Anuncios

5 comentarios en “De Lima a la Ciudad de las Nubes

  1. aubescrit dijo:

    Hola linda!

    Me ha encantado tu narración sobre la experiencia que vivieron en Perú. Y las fotografías ni se diga! super lindas!!, he leído que eres de Jaen, o al menos esa impresión me ha dado en la lectura. Yo pretendo conocer aquella ciudad tuya en unas próximas vacaciones.

    Te envío un abrazo grande desde Chihuahua, México 😀

    Me gusta

  2. Rosa Palacios Ramos dijo:

    Como siempre me has hecho soñar. Como siempre me has hecho volar por los lugares tan bellos que has conocido, que han visto tus ojos y que me has transmitido con tu elocuente relato. He viajado sin viajar y he vivido sin vivir tus vivencias. He disfrutado de ese viaje gracias a ti porque tu alma me ha transmitido la esencia de este viaje tan maravilloso por esas hermosas tierras.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s