Diario de la selva

16 de agosto de 2018.

Estoy en Santa María de Nieva. En medio de la selva en Perú. Amazonas. La llegada en carro ha sido dura, casi 12 horas desde Chachapoyas a través de unas carreteras de infarto por un paisaje hermoso de palmeras y arrozales. Belleza verde intensa. El taxista no paraba de hacer preguntas chistosas sobre cómo se vive la sexualidad en España. El bamboleo nos adormecía. Las horas de trayecto prometidas han acabado duplicándose. No hemos comido más que almendras y mandarinas. Por un momento, parece que siempre hemos vivido en este carro, en este viaje interminable desde el pueblo de Bagua. Pero finalmente el camino acaba y estamos en Nieva.

Es difícil describir la sensación que he tenido al llegar a la casa de Bego. Por un lado, la alegría, la felicidad, la sencillez de pensar que era yo quien vivía en terreno, en esta humilde casa bajo el amparo de la lluvia y los grillos. Trabajando en el proyecto con los indígenas awajún y wampis, socializando con los autóctonos, disfrutando de la soledad. Por otro lado, un poco de agobio de imaginarme aquí aislada, lejos de mi gente, de las facilidades de las existencias de mentiras. Bego me produce admiración. También Yaiza con su duro contexto colombiano y el resto de chicas en Perú. Pero Bego aquí y ahora con mucha fuerza. Admiración e inspiración para tantos proyectos futuros. ¡Gracias Bego, por ser tan especial! 🙂

E

b

Estoy en la cama. No hay luz. Escucho la lluvia caer, rebotar tristemente sobre el tejado de uralita. El canto lánguido de un pájaro acompaña la noche de aguas y preguntas. Los ojos se cierran. El alma se duerme. Viva, muy viva, lejos de la rutina que tantas veces la hace enfermar.

Los días transcurren con intensidad, a pesar de la tranquilidad de Nieva. Hace un calor pegajoso. Atravesamos en barca el río Marañón y conocemos el lugar de trabajo de SAIPE. Los animales juguetean libremente entre los árboles. Pasamos las tardes entre moto-taxis, exóticas caminatas entre acantilados de barro y papayos, oleoductos como puentes colgantes y maravillosas cascadas. Todo apunta a que la selva es un paraíso. ¿Qué hacemos hacinados en edificios de ladrillo, entre contaminación y rutinas insufribles? Y, por otra parte, nunca es oro todo lo que reluce. La violencia continua, la misoginia absoluta, las normas del guerrero. La ley de la selva. Pero, ¿por qué la conquista de los derechos humanos, de las libertades individuales, nos ha conducido a la denostación de la vida en comunidad y a la explotación de la Madre Tierra y sus seres?

G

A

El viernes por la noche nos visita el chamán del pueblo. Y comienza el mejor viaje de  nuestro viaje. Una experiencia mística que las palabras solo pueden ensuciar, así que me dedico a interiorizar las enseñanzas de la Madre Planta. Las alucinaciones visuales, los colores, los mandalas, son la trampa por la que puedes perderte. Hay que dejarse caer hasta lograr la fusión con el Universo, que desdibuja los límites del espacio y el tiempo y teje una cuna de amor y compasión para el ser interior. El Uno y todas las posibilidades que alberga, que siempre suman uno. Y si la ecuación se rompe, el orden se altera. Ansiedad. La clave de la vida encriptada en un acertijo.

Ya lo dijo la planta

que todo es uno

y uno es todo

y yo soy

porque yo somos

y lo único que importa

es el amor.

Solo llevamos tres días y siento que una parte de mi corazón permanecerá aquí para siempre. Mi vida ha cambiado en este momento. La mente limpia, el tobillo sucio, la pasión y las ganas de seguir, intactas. Mi mundo interior es esta habitación, este pequeño cuarto oscuro desde el que se filtra la luz tenue de la calle. Eres tú. Eres tú. Eres tú. Yo soy la misma selva que me engulle.

F

Anuncios

2 comentarios en “Diario de la selva

  1. Rosa Palacios Ramos dijo:

    Que viaje tan maravilloso. La selva misteriosa. La belleza de la vegetación. La espiritualidad y encontrar la paz dentro de ti misma. Disfrutar de la amistad y vivir una experiencia sin igual. Me encanta viajar contigo a través de tus palabras y de tus fotografías Tu alma ya era muy hermosa antes de esta experiencia, llena de paz aun es más bella.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s